martes, setiembre 20, 2005

Y en IRAK qué?

Ante todo, permítanme reeditar el presente artículo, publicado por la agencia sueca RODELU, en enero del presente año. Esta reedición la hago en conmemoración a los cientos de miles de personas, seres humanos, niños y niñas, que diariamente mueren a causa de la violencia en Irak, una violencia demencial provocada por las ansias de petróleo, de oro negro, de poder. Al parecer nuestros problemas cotidianos, los que día a día vivimos y soportamos, nos han hecho olvidar el sufrimiento de nuestros hermanos del medio oriente. No dejemos que la memoria nos falle, la peor de las enfermedades es la amnesia social; esa nos vuelve inhumanos.
.
Ayer los pueblos de América; hoy Irak, mañana Asia y el mundo
.
Es triste para todos, en especial para los jóvenes, presenciar diariamente el exterminio de una Nación hermana como la del pueblo de IRAK. Ver cómo la ambición de poder y dinero, cómo el odio a un pueblo, cómo el deseo de gobernar el mundo y de colonizar la tierra, pueden estar por encima de la vida de inocentes, de mujeres y niños.
Empezaremos diciendo que nos encontramos frente al derrumbe de una era, estamos quizá frente al fracaso del sistema democrático y al inicio de un neo sistema colonial que tendrá como único anhelo aniquilar todo espíritu de verdadera libertad e independencia. Lo único que no acaban de entender aquellas personas auspiciadoras de la muerte y el terror es que el espíritu humano de libertad ha demostrado ser más fuerte que los misiles teledirigidos, esos que son “tan inteligentes” que acaban con los sueños de niños, con las esperanzas de una madre, con el futuro de una familia, con la vida de una Nación.
No es casual que sean las monarquías de España y Gran Bretaña, y el gobierno hijastro de ésta ultima, los que hoy pretendan “liberar al mundo” del “demonio” que gobierna Irak, un país tan empobrecido, al que han bloqueado económicamente y que despierta, por su petróleo, la codicia de muchos. Y es que fueron estas monarquías las que con la consigna de “catequizar, convertir al cristianismo y liberar al nuevo continente de idolatrías”, arrasaron y exterminaron pueblos enteros, acabaron con la cultura y robaron sus riquezas minerales. Pero entonces, qué los diferenciaba de ser simples criminales y viles ladrones?. La diferencia era que ellos estaban “ungidos y bendecidos” por la iglesia católica, apoyados por los reyes de sus tierras y tenían el poder.
Y es que las que hoy son grandes potencias, fueron en el pasado (y quizás no han dejado de serlo) los piratas que aterraron los mares y los esclavistas de etnias africanas. Del robo, el genocidio y la trata de pueblos como los de América y el África hicieron sus fortunas. Con ese oro, esa plata y la venta de esclavos construyeron sus imperios y financiaron sus masacres. No fue su sistema “democrático” el que los convirtió en potencias, sino la sangre de inocentes.
El Perú y América no fueron una excepción a esta crueldad monárquica e imperialista. Si revisamos nuestra historia, veremos que nuestros antepasados, por ser diferentes en religión, en administración de su Estado, en su lengua, en su cultura, fueron catalogados de salvajes, idólatras y peligrosos para el mundo. Por ello ‘nos hicieron el favor” de desaparecernos, extirpando todo rastro de lo que ellos suponían era demoníaco. Por esta razón hoy nuestra voz no puede ni debe ser ajena a la protesta mundial y repudio internacional frente a la violenta y brutal agresión que los “Aliados” (pero del señor Petróleo) vierten hoy sobre suelo iraki.
Hoy, luego de la caída del Muro de Berlín, se nos dice que vivimos en un mundo unipolar. Eso no es cierto, el mundo sigue estando dividido. En un lado están aquellos corruptos, ladrones, genocidas y amantes de la muerte. En el otro, la humanidad entera, los pueblos del mundo que luchan por su libertad, la vida, la paz, la esperanza e inocencia de un niño. De este lado, de este último es que estamos los jóvenes del Perú, de Latinoamérica, del pueblo conciente de los Estados Unidos, del Continente Americano, del mundo entero.
Resulta irónico que hoy los llamados misiles “Tomahawk”, que son lanzados para exterminar una raza como la iraki, lleven el nombre de un instrumento que fue utilizado por una raza como los Siux, indios de América del Norte, que fueron vilmente asesinados y desaparecidos de la faz de la tierra por los hoy “héroes de la libertad”.
Mañana seguirán otros pueblos, otras Naciones, otros Estados, quizás Siria, Arabia Saudita, Corea del Norte o la China. Las razones? Habrán muchas y en abundancia, y CNN será el encargado, una vez más, de difundirlas minuto a minuto hasta que estemos totalmente convencidos de que la muerte de hombres, niños y mujeres inocentes, provenientes de una tierra muy lejana, es por nuestro bien y por el bien de ellos. Finalmente, los muertos “no deberían quejarse” porque recibirán la “caridad bondadosa” de una campaña tan “humana” como la de “Petróleo por alimentos”.
Pero la historia nos ha enseñado mucho, y una de estas cosas es que todos saben quién, cuándo y cómo se inicia una guerra, pero nadie sabe quién, cuándo y cómo termina. Lo que sí podemos decir, sin temor a equivocarnos, es que luego del miércoles 19 de marzo de 2003, el mundo es otro, y los modelos que hasta hoy gobernaron por años nuestra forma de pensar, ver el mundo y de regirnos como Estado, empiezan a cambiar. Lo más triste en este cambio será sin duda alguna el fracaso de las Naciones Unidas, de su débil Secretario General y de algunos gobiernos del mundo por buscar la paz (si es que alguna vez la buscaron).
.
Dimitri N. Senmache Artola

4 Comentarios:

A la/s 12:05 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Dimitri ponle un filtro a este blog que casi tdos lo comentarios son basura en inglés
de melina

 
A la/s 12:36 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

De acuerdo, en la historia han habido y hay tiranos, ambiciones imperialistas, crueldad en exceso, etc, etc. Sin embargo creo que el victimismo no resuelve nada, no digo que el artículo lo sea, pero hay una corriente global que hace la división sgte: la de los imperios, naciones o governantes explotadores y la de los pueblos víctimas, sin analizar culpas y responsabilidades.
No olvidemos por ej. que Latinoamérica sufrió un cruel proceso de conquista - yo creo que España y Portugal tienen una deuda moral y material- que en casi 200 años de independencia los paises Latinoamericanos no fueron capaces de superar. ¿ A quién le echamos la culpa de eso?
El genocidio de Ruanda ocurrió ante los ojos del mundo, en ese caso la ONU cometió serios errores, del mismo modo que no supo oponerse a la invasión de Iraq
A IRaq fueron incluso misiones militares de goviernos Lationamericanos. Si lo vemos bien, no está claro quiénes son lo buenos y quiénes los malos

MElina

 
A la/s 3:23 p. m., Blogger Carlos Tengan dijo...

Para mí sí se presenta claro quiénes son los buenos y quiénes son los malos si diferenciamos al pueblo de sus gobiernos. La participación militar decidida por unos señores de saco y corbata, en muchas ocasiones (la mayoría quizá) es opuesta a los deseos de sus ciudadanos, esas personas conscientes de sus derechos y deberes que entienden, a su vez, que el principal deber es protestar ante una atrocidad así suceda en otra región (sabedores de la enseñanza de Bertold Brecht, de sus palabras quizá más citadas)o cualquier parte del mundo.

Más que de victimismos, de lo que se trata es de plantear un problema real que vemos a diario: Una ONU que con sus 60 años se presenta con la fuerza de un anciano de 90... El Consejo de Seguridad (con sus 5 miembros permanentes) y el derecho a veto nos demuestra (y aunque suene trillado) que parafraseando a Orwell: "todos los países son iguales, pero algunos países son más iguales que otros..."

 
A la/s 5:14 p. m., Blogger Dimitri Senmache Artola dijo...

Los enemigos son todos aquellos que hacen lo incorrecto. Pero me dirán: ¿qé es lo incorrectro?, es todo lo que ocasiona que familias enteras mueran arrasadas sin saber el porqué ni por cuánto. La verdad del imperio es tan cierta que casi parece irreal. Creo que nuestro cerebro, como un método de supervivencia, nos ciega para no dejar ver el moustruo que hoy gobierna el planeta. Reeditemos juntos el CREYON DE HOMERO, es necesario.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal