miércoles, setiembre 14, 2005

La Democracia es una tomadura de pelo

Recuerdo los procesos de paz anteriores y analizo la palomita de libertad que les dio el Presidente Uribe a los paramilitares de las Auc y el jefe guerrillero del Eln. Me detengo a reflexionar sobre el elocuente silencio del gobierno, la actitud y los discursos de los alzados en armas en el Congreso, la posición de los parlamentarios, a favor y en contra, en fin, todo este circo. Entonces me es inevitable darle la razón al Nobel de literatura portugués José Saramago, quien hace poco dijo: “La democracia es una tomadura de pelo”. No es el primero que lo dice, pero es uno de los que mejor lo ha explicado.
Está claro que la democracia es el sistema político menos malo de cuantos hasta ahora han existido en la humanidad, sin embargo la democracia está en crisis y tarde o temprano se tendrá que reinventar a sí misma, porque ya no da más. No sé cuanto tarde la próxima revolución que la mejore, tal vez no la haya, no lo sé. Tal vez un nuevo sistema llegue a través de un cambio estrepitoso como el de las anteriores revoluciones que cambiaron los sistemas políticos. Quizás la revolución sea silenciosa. No alcanzo a imaginarlo, dudo, pero si de alguna certeza me ufano, es aquella que me conduce a pensar que este espectáculo cambiará.
Por lo pronto, la humanidad ha comenzado a reconocer los síntomas de la enfermedad en la que hoy se ha convertido la democracia. Con la falsa moral en que hoy se desenvuelven sus actores legales e ilegales, la democracia, tal y como la padecemos hoy, está condenada a desaparecer. Esa es la realidad, aquí en Colombia y en el resto del mundo.
Nos vende ilusiones y recogemos pesares, nos conformamos con los avances pero a la hora de un sincero balance general, el deterioro colectivo es cada vez mayor. Todos aparecen como culpables y víctimas, desde la verdad donde se mire. En fin, el caos. Pero tranquilos, no estoy anunciando el apocalipsis, la esperanza en algo mejor es lo que ha mantenido a la humanidad viva y pensante.
Saramago dice que la democracia es una tomadura de pelo y lo explica apoyado en un análisis profundo sobre el funcionamiento actual del sistema político. Para comenzar critica su falta de flexibilidad: “es un sistema que únicamente permite quitar un gobierno y poner otro pero no permite absolutamente nada más. Digo y lo repito, hoy los gobiernos no mandan. Los gobiernos son los comisarios políticos de los bancos…”.
Traducida al colombiano del común, la idea del Nobel nos señala que quienes gobiernan realmente un país, bajo el actual sistema democrático, son los del ¡billete!, así de sencillo.
¡Eso los sabemos todos! puede exclamar un inteligente lector. Claro, estamos de acuerdo, pero una cosa es que algunos lo tengamos claro y otra que un líder de opinión y pensamiento, lo diga y lo escriba a través de los medios de comunicación o la ficción, como en su último libro, Ensayo sobre la lucidez. Ahí está la diferencia.
El consenso de que la democracia funciona mal ya es generalizado, y lo lamentable es que los guerrilleros y los paramilitares, los congresistas y el propio Presidente, les sigan haciendo el juego a los del billete, que están en Colombia y fuera de ella. Recuerden que si existe globalización económica, es obvio que también exista y se ejerza el poder a través de la globalización política. El propio Saramago lo denuncia: “incluso en un sistema político como éste, que parece que te promete todo, empezando por los derechos humanos, la libertad puede ser un simple espejismo…”.
Por eso el argumento de última novela del portugués propone esta pregunta ¿qué pasaría si un día la mayoría de electores en el mundo, votara en blanco? ¿Qué sería de los políticos? ¿De los partidos? Con esto no estoy invitando al voto en blanco, ni creo en él, pero sí creo en la idea que a la hora de votar por un presidente, alcalde o congresista, los electores deberíamos tener el derecho a votar por algo más que la persona y sus promesas. Mejor votar por un programa claro y de obligatorio cumplimiento. No lo que se ha inventado, la democracia y sus verdaderos dueños actuales, un sistema en el que el elegido promete y después hace lo que quiere, trabaja para los que él quiere, se da el lujo no cumplir y buscar excusas que tenemos que creer como si fueran verdades, y de encima, en algunos casos, hasta se utiliza el poder para hacerse reelegir cuando esto nunca se pactó antes.
Mauricio Aranguren Molina
Artículo publicado en el periódico La Patria.

4 Comentarios:

A la/s 11:17 p. m., Blogger Daniel Salas dijo...

Qué gracioso! Saramago, un defensor de regímenes comunistas, acusando a la democracia de ser "inflexible"! ¿No hay una incoherencia aquí?

 
A la/s 2:25 a. m., Blogger Dimitri Senmache dijo...

Las verdades no son menos verdades porque las diga una u otra persona. Si bien Saramago, por su ideología, defendió o quizá aún defianda un sistema como el comunista, no niega que el actual sistema democrático tiene serias fallas que debemos señalarlas claramente para ir planteando soluciones. Actualmente se le hace creer a la población en general que "democracia" es únicamente "ELECCIONES" y creo que podemos coincidir que eso no es tan cierto. Lograr un sistema democrático depende mucho de la calidad de sus instituciones, de sus ciudadanos y su economía. Condenar a una población a soportar gobiernos mediocres, corruptos y abusivos por el sólo hecho de haber sido "elegidos" hace que a la democracia pueda llamarsele "inflexible". Coincido sí que los regímenes totalitarios son más que eso, son violadores de derechos, pero no por ser la democracia menos mala debemos de alegrarnos y dejarla como está, no cree?

 
A la/s 10:48 a. m., Blogger Daniel Salas dijo...

Pero es que, como sabemos, la democracia no son solamente elecciones. El artículo parece implica que hay que descartar la democracia, cuando de lo que se trata es de profundizarla. Yo sí creo que es importante saber quién dice: no significa lo mismo si Fidel Castro habla de democracia y derechos humanos que, digamos, Noam Chomsky.
En todo caso, una crítica más coherente sobe la democracia la ofrece Gore Vidal en "Imperial America: Reflections on the United States of Amnnesia". Gore Vidal propone una serie de reformas al sistema electoral, comenzando por restringir la publicidad al último mes antes de las elecciones.
En todo caso, en Estados Unidos como en el Perú, y creo que como en la mayoría de democracias occidentales, nos hallamos ante la paradoja aparente de que los pobres votan contra sí mismos.
Otra cosa que me sorprende y, diría, que hasta me aterra, es ver que en este blog la mayoría de los visitantes le dan su voto a los ganan los Humala, un nacionalista cavernario.

 
A la/s 1:59 p. m., Blogger Dimitri Senmache dijo...

Estimado Daniel, te doy la razón en el hecho de que, fuera de descartar la democracia lo que debemos de hacer es profundizarla o, si quiera, llevarla a ejecución.
Sigo en mi posición de que las verdades nos objetivas, y no son menos verdades por quienes la expresen o las den a conocer. En todo caso, si las que lo expresan son totalitaristas, será muestra que ese totalitarismo no fu lo suficientemente fuerte como para mantenerse como tal y tuvieron que hacer uso de una democracia que antes aborrecieron.
Sobre Humala, sí que es preocupante. Lo que nosotros hemos hecho es poner dicha encuenta y, serán los visitantes quienes expresen sus deseos. Hoy, una persona como Humala, crece en porcentaje, no por sus propuestras y coherencia, mucho menos por su organización, sino por el descrédito en que los demás partidos y movimientos han caído. Si uno trata de ver el sentir que tiene la gente en la calle, a pocos meses de la elección presidencial, verá que es de pesimismo y desánimo, puesto que por un lado tienen a un Alan García y por el otro a una Lourdes Flores como cabezas de encuentas, pero en propuestas sigue siendo más de lo mismo. Hoy la gente necesita oxígeno político, y el que no hayan propuestas ni grupos democráticos que surjan, los empuja a apoyar posturas seudo nacionalistas que, lejos de ser un buen remedio, puede ser el veneno final para todos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal